La religiosa, fallecida el miércoles 3 de julio en Argentina, sirvió 55 años como misionera en Chile y trabajó 34 años en el Colegio Espíritu Santo de San Joaquín. 

 La comunidad educativa y parroquial Espíritu Santo de San Joaquín se reunió anoche para recordar a la hermana Marcelina Streitenberger SSpS, conocida como Madre Alfonsa, quien murió el 3 de julio en el Convento Santísima Trinidad de Rafael Calzada, Argentina, a los 88 años.

Con una Eucaristía, laicos y religiosos oraron por su eterno descanso y agradecieron los 34 años de servicio en el Colegio Espíritu Santo  del sector El Pinar donde ejerció como profesora y directora.

La misa fue presidida por el P. Armando Schnydrig SVD, párroco de la comunidad, y concelebrada por sacerdotes de la Congregación del Verbo Divino.  En el oficio también participaron las Misioneras Siervas del Espíritu Santo de la Provincia chilena.

Memoria agradecida

Durante la homilía cuatro personas  brindaron  testimonios sobre sus vivencias con la religiosa, entre ellas la hermana Kreti Sanhueza SSpS, Superiora Provincial de las Misioneras Siervas del Espíritu Santo en Chile. En su mensaje reconoció el fervor de Madre Alfonsa por el ámbito educacional: “Para ella la tarea educativa fue un elemento motivador en su vida religiosa y misionera.  Ella amó este colegio, estuvo desde los inicios cuando comenzó a fundarse; fue el amor de su vida misionera”, señaló.

Otro aspecto que resaltó fue su modo de proceder tanto en la comunidad religiosa como en la vida cotidiana. “Era una hermana compañera, sencilla, solidaria, sensible y empática con los sufrimientos de los demás”, comentó.

“Damos gracias al Señor por la presencia de la hermana Alfonsa en nuestra Congregación, en nuestra Provincia, en la historia del servicio misionero en Chile y en este lugar en particular”, cerró la Hna. Kreti.

“Estricta, pero amable”

Las demás referencias, expresadas por apoderados y exalumnas, coincidieron en el estilo severo, pero sensible de la hermana. “Era firme en su carácter y también rigurosa, pero al mismo tiempo era amable y muy cariñosa. Siempre tenía una palabra de aliento y gratitud para las personas”, precisaron.

La Hna. Alfonsa

Marcelina Streitenberger Dailoff nació el 19 de abril de 1931 en Coronel Suárez, provincia de Buenos Aires, Argentina. Ingresó a la Congregación Misioneras Siervas del Espíritu Santo en enero de 1945  a los 14 años de edad.

El 2 de febrero de 1952 formuló sus primeros votos con el nombre de hermana Alfonsa en el Convento Santísima Trinidad en Rafael Calzada, Argentina.

Seis años después recibió destino misional  en la Provincia Nuestra Señora del Carmen de Chile. En 1963 fue asignada a la comunidad de las Misioneras Siervas del Espíritu Santo de El Pilar donde se integró a la tarea educativa del Colegio Espíritu Santo como profesora y posteriormente en la dirección del establecimiento.

Tras continuar en actividad misionera en otras localidades de Chile y completar 55 años de labor en el país, el año 2011 pidió regresar a su provincia de origen.

 

Compártelo: