Humberto, Jean y Antonio

Los seminaristas Antonio Lobo, Humberto Daud (ambos de Indonesia) y Jean Claudio (Madagascar) finalizaron una intensa experiencia misionera en Chile.

El grupo de estudiantes verbitas -que próximamente cursará la teología- abandonó el país hace una semana tras permanecer por casi dos años en el contexto del Programa de formación en otras culturas, conocido en la Congregación como Overseas Training Program (OTP).

Vivencias

El arribo a suelo chileno –en agosto de 2017- fue para los tres el inicio de una historia que dejó profundas huellas en sus vidas.   Antonio resumió la estadía como “una riqueza que permitió conocer la vida de otros pueblos”.

“Tuve la oportunidad de estar en tres partes diferentes de Chile y en cada lugar recibí el afecto de los habitantes”, expresó.  Con relación a la dimensión pastoral, el seminarista recordó el ardor con que los laicos trabajan en las comunidades.

Antonio Lobo realizó su apostolado en las parroquias Espíritu Santo de San Joaquín, San Andrés de Pica y Sagrado Corazón de Jesús de Quepe.

El servicio como centro

 Para Humberto Daud la experiencia cultural fue un conocimiento mutuo entre él y las comunidades en las que vivió.  Pero sobre todo, le permitió servir a los demás.

“No sólo pude conocer el lugar o las culturas, sino fundamentalmente logré servir a la gente, a los chilenos, que son muy sencillos y amables.  Nos acogieron y despidieron con mucho cariño”, subrayó.

El seminarista colaboró en las parroquias Nuestra Señora del Tránsito de Canela y en Nuestra Señora de Fátima de Entre Lagos.

Impulso para la misión

Por su parte, Jean Claudio, quien sirvió en las parroquias Nuestra Señora de Fátima de Entre Lagos y en San Andrés de Pica, afirmó que esta vivencia es un impulso para continuar su formación como misionero del Verbo Divino.

En ese sentido, los tres jóvenes consideran que este recorrido sumerge sus vidas en la espiritualidad verbita para colaborar con el proyecto de Dios, especialmente con los hermanos que están en la frontera de la fe y al margen de la sociedad.

Humberto, Jean y Antonio

 

 

 

 

 

 

 

Compártelo: