El 1 de noviembre la iglesia católica conmemora el día de todos los santos. Esta tradición fue instituida en honor a todos los santos, conocidos y desconocidos, según el papa Urbano IV, “para compensar cualquier falta a las fiestas de los santos durante el año por parte de los fieles.”

En diversos lugares del mundo se celebra la tradición de honrar y traer a la memoria a las personas que han muerto.

Compártelo: